En la corona inmobiliaria donostiarra brilla con luz propia Villa Almudena. Recientemente rehabilitada para albergar seis magníficos pisos en una villa admirada y fotografiada por igual.

Interesantísimo el artículo que le dedicaba el Diario Vasco de ayer.