¿Puede el inquilino desistir del contrato? ¿Puede optar el inquilino por una resolución anticipada?

Esta materia viene regulada en el Art. 11 de la LAU que permite a los inquilinos de viviendas desistir de los contratos una vez hayan transcurrido los seis primeros meses, siempre que lo comuniquen los arrendadores con una antelación mínima de 30 días.

¿Conlleva hacerlo alguna penalización?

Depende de que se haya pactado así en el contrato. Caso de haberlo hecho la penalización máxima permitida por ley es equivalente a una mensualidad de renta por cada año del contrato que restase por cumplir, y para los períodos de tiempo inferiores al año, la parte proporcional de la indemnización.

Dos supuestos un poco complicados.

¿Qué pasa si el inquilino quiere desistir en alguna de las prórrogas del contrato? Se podría decir que al finalizar el primer año de contrato y prorrogarse por otra anualidad completa vuelven a correr los plazos de seis meses, preaviso y penalización por lo que si los inquilinos se fueran a los seis meses de esa nueva anualidad (año y medio de contrato) y se hubiera pactado penalización en el contrato, la penalización máxima que se les podría imponer, sería la de medio mes de renta.

Qué ocurriría si los inquilinos resolvieran anticipadamente los contratos incluso antes del cumplimiento del sexto mes. La ley no resuelve esta situación y va a quedar en manos de los jueces en valorar cada situación. Hay sentencias (la mayoría) que están penalizando a los inquilinos con las rentas pendientes de pago hasta el cumplimiento del sexto mes. En cambio, otras sentencias, han pretendido que la penalización se ajustase más al perjuicio que realmente hubieran tenido los propietarios en base a la teoría del enriquecimiento ilícito, antes indicado.