¿Es obligatorio para el inquilino la suscripción de algún contrato de seguro?

No

Salvo que así se pacte en el contrato.

¿Puede el arrendador repercutir el precio de la póliza una vez suscrito un contrato en el que no se hace mención alguna a dicho seguro?

No

Un propietario tiene un piso en alquiler. Ha contratado un seguro de hogar para esa vivienda arrendada y quiere repercutir el coste al inquilino. Se plantea si puede hacerlo una vez que ya esté firmado el contrato de alquiler o, si por el contrario, es una cuestión que tiene que negociar previamente la firma del contrato al igual que el precio del arrendamiento u otras condiciones del mismo.

El artículo 20.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos autoriza a las partes a pactar que los gastos generales para el adecuado sostenimiento del inmueble, sus servicios, tributos, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización y que correspondan a la vivienda arrendada o a sus accesorios, sean a cargo del arrendatario. Para su validez, este pacto deberá constar por escrito y determinar el importe anual de dichos gastos a la fecha del contrato. El pacto que se refiera a tributos no afectará a la administración. Esto es, se tiene que hacer al momento de firmar el contrato de arrendamiento y no imponerlo de forma unilateral por parte del arrendador una vez que ya este vigente el contrato, una vez firmado, pues la modificación de las condiciones del contrato requiere el acuerdo de ambas partes.

Así pues, implica que para repercutir el gasto del seguro de hogar debe haberse incluido antes en el contrato. En definitiva, el seguro de hogar si su repercusión no aparece expresamente incluida en el contrato no se puede repercutir para que el arrendatario pague la cuota que corresponda a la póliza del contrato de seguro.