El seguro de protección del alquiler es un producto pensado para que los propietarios puedan alquilar sus viviendas con total tranquilidad, quedando cubiertos en caso de impago de la renta por parte del inquilino del inmueble. El seguro de impago del alquiler cubre el pago de las rentas que se deben hasta un máximo del número de mensualidades conforme se establezca en la póliza de seguros.

Algunos consejos prácticos a tener en cuenta a la hora de suscribir un seguro de impago de alquileres.

1.- Debe ser contratado con una compañía de seguros  debidamente registrada en la  Dirección General de Seguros.  Si desea confirmar que la compañía con quien va a suscribir su póliza está debidamente autorizada puede hacerlo en elMinisterio de EconomíaEs clave comprobar que el vendedor es la propia aseguradora, un mediador de seguros (corredor y agente de seguros) o colaborador externo con formación homologada.

2.- Si lo que quiere es un seguro de impagos no contrate otros productos que suponen, por ejemplo, que la empresa “aseguradora” gestiona totalmente el alquiler y paga ella siempre, un día fijo,  y con independencia de si el inquilino final lo ha hecho o no.  Ha habido casos en que esas empresas no son compañías de seguros e incluso se trataba de esquemas piramidales en los que los impagos son satisfechos con los ingresos de nuevos clientes.

3.- Sospeche de los precios agresivos. Ojo con ofertas que ofrecen un precio demasiado competitivo respecto al mercado y que además solicitan pocas exigencias para los inquilinos, o de aquellos que afirman que no tienen morosidad. Un motivo para un precio inusualmente bajo puede ser una cantidad inusualmente alta de letra pequeña y exclusiones.</p>

4.- Leer detenidamente y resolver dudas antes de contratar.  La recomendación es la misma siempre cuando se trata de firmar un contrato. Y el seguro de impago lo es. Un contrato de seguro. Léalo. Y si no entiende algo, consúltenoslo. Es gratis.

5.- Si está comprobando o estudiando más de una oferta realice una sencilla comparativa de las coberturas. No todos los seguros ofrecen  lo mismo. Y esa es una de las explicaciones a los diferentes precios ¿Cuántos meses de impago quedan cubiertos? ¿Hay franquicia? ¿Hay carencia? ¿Están cubiertos los gastos de abogado y procurador?.